¿Se utiliza bien el método HIIT TABATA?

20 Marzo 2020

La gran popularidad del protocolo HIT “Tabata” va acompañada de una incómoda falta de coherencia y de criterios en su utilización, lo que da lugar a muchas controversias en los resultados obtenidos de su utilización. 

 

Hace más de dos décadas, Tabata y otros (1996) publicaron un estudio en el que un protocolo de entrenamiento de intervalos de alta intensidad que dura 4 min fue tan o más eficiente en el aumento estado físico aeróbico y anaeróbico de más de 1 h de actividades de intensidad moderada. Un año después, el mismo grupo probó los efectos agudos y confirmó su alta demanda metabólica (Tabata y otros, 1997). El protocolo introducido por Kouichi Irisawa, antiguo entrenador del equipo de patinaje de velocidad japonés, fue bautizado como el "Protocolo de Tabata", en reconocimiento del autor del estudio pionero.

Ahora se utiliza en experimentos científicos, así como por el público laico. Una búsqueda exploratoria del "Protocolo Tabata" de Google recuperó aproximadamente 129 000 resultados (9 de noviembre de 2017), “Entrenamiento de Intervalos de Tabata” recuperó más de 170 000, lo que representa más que el 15% de los resultados del "entrenamiento a intervalos".

Además, la búsqueda de términos relacionados con el protocolo de Tabata en la oficina de patentes y marcas de los Estados Unidos recupera docenas de resultados entre las aplicaciones para móviles y tabletas, así como de ejercicio en programas.

La gran popularidad del protocolo es probablemente asociada con sus sorprendentes resultados junto con una atractiva eficiencia en el tiempo. Sin embargo, esa popularidad va acompañada por la falta de coherencia, supervisión y criterios en el uso del protocolo, lo que da lugar a algunos cuestionamientos e incertidumbres sobre los resulta dos obtenidos de su utilización (Coswig y otros, 2016; Gentil y otros, 2016).

En cuanto a los protocolos de capacitación, Sólo 11 usaron un ergómetro de ciclo y la mayoría usaron otras formas de ejercicio. Es importante señalar que los diferentes tipos de ejercicio (ejercicio de ciclismo y ejercicio de cuerpo entero) evocan diferentes demandas fisiológicas.

De hecho, correr y la calistenia crean menos fatiga periférica cuando se compara con el ciclismo (Fitzsimmons et al., 1993), que podría resultar en un menor agotamiento del glucógeno y esto puede influenciar en los resultados en las salidas de energía (Hulston et al., 2010).

Casi el 37% de los estudios utilizó una variación del protocolo de Tabata en un ciclo ergómetro. Y sólo cinco estudios (Amtmann et al., 2008; Scribbans y otros, 2014; Foster y otros, 2015; Joanisse y otros..., 2015) declararon el uso del protocolo de Tabata original.

En general, se encontraron una alta variabilidad y una baja consistencia con los protocolos originales de Tabata (Tabata et al., 1996, 1997). Considerando la alta heterogeneidad dentro de los estudios, considerando discutir la influencia de la modalidad de ejercicio (ciclismo, correr, calistenia, etc.), intensidad y estudio prescritos diseño (agudo y crónico) sobre los principales resultados por tipos.

 

La mayor parte de la literatura existente se ha centrado sólo en aplicar el mismo número de intervalos, duración del intervalo y/o tiempo de recuperación entre los intervalos utilizados en el protocolo de Tabata. El análisis reveló una gran inconsistencia en el uso de los 'Protocolos de Tabata', que da lugar a respuestas agudas y crónicas divergentes.

Basándose en los resultados, las variaciones de los Protocolos de Tabata parecen estar indicadas para proporcionar aumentos de la potencia aeróbica que son similares al entrenamiento aeróbico tradicional mientras se está menos tiempo. Estas adaptaciones parecen ser principalmente debido a las adaptaciones periféricas. Además, el uso de Tabata para promover la pérdida de peso no se fundamenta en los estudios revisados.

Tipos de modalidad de ejercicio utilizado en los estudios que citaron a Tabata y otros (1996, 1997). 

 

Gracias a esta revisión vemos como desde la comunidad científica hasta a los usuarios que utilizan el método de entrenamiento HIIT, actualmente siguen utilizándolo sin tener en cuenta todas sus variables y que cada cambio de una de esas variables, va a conllevar un cambio en los resultados que habrá que tener en cuenta.

 

BIBLIOGRAFIA

Viana, R. B., de Lira, C. A. B., Naves, J. P. A., Coswig, V. S., Del Vecchio, F. B., & Gentil, P. (2019). Tabata protocol: a review of its application, variations and outcomes. Clinical Physiology and Functional Imaging, 39(1), 1–8. https://doi.org/10.1111/cpf.12513

 

José Manuel García de Frutos
Instructor de HIIT en UCAM Sports Center

Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte.

Máster en Alto Rendimiento y Acondicionamiento Físico.

Doctorando especialidad en entrenamiento interválico de alta intensidad (HIIT)